Skip to main content

¿Por qué motivos es recomendable ir al psicólogo?

By 12 abril, 2022Sin categoría

¿Cuándo ir al psicólogo? La mayoría de las personas parecen tenerlo muy claro: solo vas a consulta cuando la situación se vuelve casi insoportable. Aunque esa es una opción, no es lo mejor que podemos hacer. ¿Por qué? Pensemos en lo que ocurre con otras ramas de la medicina. Es habitual que las enfermedades que se detectan y atienden en etapas tempranas son más fáciles de curar. Pues bien, lo mismo ocurre con los padecimientos que atienden estos profesionales de la salud. Pero, ¿por qué motivos es recomendable ir al psicólogo? Veamos.

Cambios repentinos en los hábitos de conducta.

Es una realidad innegable que todos afrontamos una infinidad de problemas. Sin embargo, no tienen la misma magnitud e impacto sobre nosotros y tampoco reaccionamos de la misma forma al mismo problema. Por eso, no existe un estándar para aplicar en todos los casos, por lo que algunos necesitarán ayuda psicológica en temas en los que otros se desenvuelve adecuadamente. 

Entonces, ¿cómo puedes saber si deberías ir al psicólogo? Pues bien, los expertos concuerdan que es una buena opción buscar ayuda cuando alguna situación nos causa cierta ansiedad o empieza a afectar nuestra vida. Con esa idea en mente, si te causa malestar, como angustia o desesperación, es momento de buscar ayuda clínica. Lo mejor es acudir a cita lo más pronto posible.

En este contexto, quizá te preguntes a qué tipo de malestares nos referimos. En realidad, no existe uno solo; más bien se trata de una serie de factores que pueden ser indicios de un problema. Por ejemplo, si tienes alteraciones anormales en tus hábitos de sueño, puede ser una señal de alarma. No importa si presentas un cuadro de insomnio o si, por el contrario, duermes en demasía. Ambas situaciones son preocupantes desde el punto de vista psicológico. Además, en el mismo orden de ideas, podrías presentar desórdenes en tus hábitos alimenticios, esto es, comer en exceso o no sentir apetito.

Aspectos personales.

Otros motivos para acudir al psicólogo es para solucionar algunos problemas de conducta que son considerados como destructivos. Estos pueden afectar tanto a quienes los padecen como a las personas que los rodean. Por ejemplo, algunas personas se caracterizan por tener un temperamento voluble, constituyendo un reflejo de poco dominio de sus emociones. Sea que se den cuenta o no, sus acciones no cuentan con la aprobación de la mayoría y son desagradables.

En otros casos, quizá la persona tenga sentimientos de inutilidad que lo hunden en un estado de inseguridad y depresión. No importa lo que estén haciendo, consideran que nada hacen como es debido. En otros casos, sienten miedo a situaciones no justificadas o incluso inexistentes. Por ejemplo, aunque es normal que nos preocupe el bienestar de los demás, no es correcto sentir ansiedad en todo momento, aunque no estén en una situación de peligro.

Como se puede notar, existen muchos factores que podrían hacer que una persona requiera los servicios de un psicólogo. Ante cualquier duda, es mejor acudir a una valoración antes de que el problema se agrave. Así, será más rápida la recuperación.