Skip to main content

Psicólogo después de ruptura amorosa

Habitualmente se relaciona el trabajo de los psicólogos con personas que padecen de sus facultades mentales. Sin embargo, este concepto está alejado de la realidad, pues sus servicios son benéficos para cualquier persona, especialmente si afronta situaciones que le causan ansiedad o angustia. Por eso, es adecuado asistir al psicólogo después de una ruptura amorosa, pues contribuye positivamente a la recuperación.

¿Quién necesita acudir al psicólogo después de una ruptura amorosa?

Es importante definir quién podría beneficiarse de asistir al psicólogo en un caso de una ruptura amorosa. Pues bien, la realidad es que este proceso es doloroso para ambas partes, por lo que es recomendable que ambos miembros de la pareja acudan con el psicólogo. En este contexto, muchas veces se suele culpar a la otra persona de los problemas existentes y la ruptura. Pues bien, si ese es el caso, estamos ante una prueba irrefutable de la necesidad de acudir al psicólogo, especialmente porque no puede culparse a una sola persona de los problemas existentes.

Con esa idea en mente, podemos entender que la ayuda psicológica permitirá entender qué fue exactamente lo que originó las diferencias y finalmente la ruptura. Esto tiene dos funciones importantes. Por un lado, ante la insistencia de culpar a la otra persona y, por lo tanto, la negativa de aceptar la responsabilidad propia, la ayuda psicológica permite entender cómo se ha contribuido de forma personal a agravar el problema.

En un orden de ideas similar, muchas personas tienden a asumir toda la responsabilidad del problema, culpándose de la ruptura. El hecho de identificar claramente la raíz del problema les permite entender que no todo lo ocurrido es su responsabilidad, contribuyendo a mejorar su autoestima.

Razones para asistir a una terapia psicológica.

De los aspectos mencionados anteriormente podemos enfatizar que la terapia psicológica después de una ruptura permite a los implicados mejorar sus relaciones interpersonales. Esto significa que en el futuro sabrán cómo manejar circunstancias similares a las que ocasionaron la ruptura actual, potenciando la posibilidad de establecer relaciones duraderas. Al mismo tiempo, como mencionamos anteriormente, contribuye significativamente a mejorar la autoestima de los implicados.

Adicionalmente, cuando se produce una ruptura de este tipo ocurre lo que algunos especialistas llaman periodo de duelo emocional. En realidad,muchos de los sentimientos que se derivan de una ruptura de pareja son similares a los que se originan cuando muere una persona. Por lo tanto, es comprensible que el período de recuperación no sea tan breve. Para sobreponerse adecuadamente a la situación, la terapia psicológica está encaminada mejorar el estado de ánimo de los afectados.

Muchas ocasiones lo único que necesitan los implicados es platicar de lo sucedido. Justamente este es otro de los propósitos que persigue la terapia psicológica. Por eso, habitualmente el especialista hará una serie de preguntas para animar al paciente a expresarse. Podrás notar que después de una plática te sentirás notablemente mejor. En base a todo lo expuesto, puede percibirse fácilmente por qué es importante acudir al psicólogo después de una ruptura amorosa.